alt

La importancia de mantener niveles de anticuerpos contra la tosferina

En la lucha contra la tosferina, se hace necesario destacar la importancia de mantener los esquemas de vacunación completos.

De acuerdo con Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades, “La tosferina (tos convulsa) puede enfermar de gravedad a bebés, niños, adolescentes y adultos. Los síntomas de la tosferina por lo general aparecen dentro de los 5 a 10 días después de estar expuesto a la enfermedad. Algunas veces pueden pasar hasta 3 semanas antes de que aparezcan los síntomas de la tosferina”.1

En diálogo con la Dra. Ofelina Vergara, Gerente Médico para Sanofi Pasteur Centroamérica, Pacífico y Caribe, nos menciona la importancia de la prevención de la tosferina, cómo puede prevenirse esta enfermedad a través de la vacuna y la necesidad de urgencia de mantener los esquemas de vacunación completos.

 

alt

¿Qué tenemos que saber sobre la tosferina?

Esta enfermedad generalmente empieza con síntomas respiratorios leves como cualquier resfriado común pero posteriormente puede causar episodios de tos paroxística. ¿Qué es esto? Episodios graves de tos que pueden perdurar por varias semanas. En adultos y adolescentes puede ocasionar complicaciones como hemorragias conjuntivales, alteraciones como rupturas costales por los excesos prolongados de tos afectando así el desempeño laboral o escolar por los episodios de tos y el curso de la enfermedad.  Pero en los niños menores de 5 años, específicamente en los menores de 1 año la tosferina puede tener más complicaciones y ser potencialmente mortal especialmente en los menores de 3 meses. En este grupo de edad puede ocasionar episodios severos de tos e incontrolables, que pueden ocasionar neumonía, hipoxia cerebral (disminución de oxígeno al cerebro), lo que puede generar convulsiones, complicaciones a largo plazo y en algunos casos, sobre todo en los bebés menores de 3 meses ocasionar la muerte. 

Es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa, ya que una persona enferma puede contagiar hasta un 90 % de personas susceptibles que estén en contacto con ella.  El modo de transmisión de la enfermedad es a través de gotitas respiratorias de una persona infectada con accesos de tos contagiando a personas que son vulnerables. Son susceptibles aquellas personas que no tienen un esquema de vacunación completo o adecuado y sobre todo aquellos niños menores de 2 meses tan pequeños que todavía no pueden recibir la vacuna.  Por eso, es importante que todo el entorno familiar esté protegido contra la enfermedad para evitar contagiar a aquellas personas susceptibles que no pueden ser vacunadas o que son tan pequeñas que todavía no pueden cumplir con sus esquemas de vacunación.

¿Por qué es importante la prevención de la Tosferina?

Es importante prevenir la tosferina ya que es una enfermedad altamente contagiosa que afecta las vías respiratorias causadas por la bacteria Bordetella Pertussis. Es una enfermedad que puede contagiar o presentar síntomas a cualquier edad y puede tener complicaciones graves especialmente en los niños menores de 1 año, mayormente en menores de 3 meses. Es una enfermedad que puede prevenirse a través de las vacunas y es muy importante mantener unas adecuadas coberturas vacunales para proteger a nuestros niños contra esta enfermedad. 

¿Cómo nos protege la vacuna ante la tosferina?

Con la vacuna nosotros creamos anticuerpos. Cuando nos colocamos la vacuna creamos una reacción de inmunidad que nos confiere niveles de anticuerpo que nos protegen y evitan que la persona se contagie con la enfermedad. Entonces actúa como una barrera protectora para que no nos contagiemos de la enfermedad y que seamos capaces, al no contagiarnos, de no esparcir o contagiar a las otras personas que están a nuestro alrededor.

La tosferina y el embarazo

Para protegernos de la tosferina, enfermedad altamente contagiosa y prevenible por vacunación, debemos vacunar a la mujer embarazada para proteger a ese bebé recién nacido que no puede ser vacunado. Posteriormente, completar los esquemas de vacunación primarios con una vacuna que contenga inmunización contra la tosferina y eso está incluido en las vacunas hexavalentes que tienen prevención contra esta enfermedad y otras 5 en la misma vacuna. Luego, continuar con dosis de refuerzo entre los los 12 y 18 meses, a los 4 años, en la adolescencia y refuerzos cada 10 años en la edad adulta.

La vacuna contra la tosferina está dentro de los esquemas de vacunación de los niños pequeños. La vacuna se coloca a los 2, 4 y 6 meses de vida y posteriormente un refuerzo entre los 12 y los 18 meses. Los bebés pequeños y los menores de 3 meses son los que están más en riesgo de tener una complicación grave por la enfermedad. Los niños menores de dos meses no pueden ser vacunados aún, es por esto por lo que es muy importante la estrategia de vacunar a la mujer embarazada ya que es muy efectiva para prevenir contra la enfermedad, sobre todo en estas poblaciones de riesgo. 

Se recomienda la vacunación en la embarazada  en el tercer trimestre de embarazo, especialmente entre las semanas 27 a 32 de gestación porque es en esos momentos del embarazo cuando la madre es capaz de producir niveles de anticuerpos protectores suficientes para transmitirlos a sus bebés recién nacidos en el momento del parto, lo cual lo mantendrá protegido en los primeros 2 meses de vida cuando el niño todavía no puede ser vacunado hasta que el niño pueda tener su primera dosis de vacunas a los 2 meses. En el núcleo familiar también es importante un buen lavado de manos y protegerse contra enfermedades respiratorias. 

La necesidad de recuperar las tasas vacunales en tiempos de enfermedades respiratorias

Para mantener unos adecuados niveles de anticuerpo necesitamos refuerzos cada 10 años de la vacuna contra la tosferina. Manteniendo unas adecuadas coberturas de vacunación en   la mayoría de la población, se logra un menor número de personas infectadas así como menor número de personas susceptibles contagiadas. Por eso es muy importante sobre todo en estos momentos que estamos viviendo, teniendo brotes de enfermedades, que se mantengan las adecuadas coberturas de vacunas contra todas las enfermedades que podemos prevenir a través de la inmunización. 

Para poder prevenir la tosferina, necesitamos recuperar las tasas de vacunación, y mantener una cobertura de vacuna preferiblemente arriba del 95% de la población para evitar que haya brotes de esta enfermedad en poblaciones que sean susceptibles. 

Tenemos el riesgo de importación de enfermedades de otros países, a lugares donde algunas enfermedades están controladas si no se mantienen adecuadas tasas de coberturas, por lo tanto, es importante la prevención de enfermedades inmunoprevenibles por medio de la vacunación con vacunas seguras y eficaces.

Vacunación a lo largo de la vida. Los adultos necesitan sus refuerzos. 

La tosferina es una enfermedad que puede dar a cualquier edad no solo en edad pediátrica.  Es por eso que se recomienda vacunación de refuerzo contra la tosferina cada 10 años para mantener unos adecuados niveles de anticuerpos y así evitar padecer la enfermedad o contagiar a personas susceptibles y en población de riesgo, además del control de brotes de la enfermedad. 

Para más información sobre la tosferina consulte en: https://www.cdc.gov/vaccines/parents/diseases/pertussis-sp.html

 

Referencias 

https://www.cdc.gov/pertussis/about/signs-symptoms-sp.html

 
 
alt

Prótegete contra la tosferina en cada embarazo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar tu navegación y recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación. Algunas cookies en este sitio son esenciales y el sitio no funcionará como se espera sin ellas. Al cerrar este mensaje o navegar por el sitio web, usted da su consentimiento para el uso de cookies en este dispositivo de acuerdo con nuestra política de cookies a menos que usted las haya desactivado. Aviso de Privacidad.
Bueno